Ene 052016
 
 LA FIESTA DEL CAPILOTE. LOS PENDONES DE LA COMARCA REUNIDOS ALREDEDOR DEL CAMPANIL DE CONCEJO REHABILITADO EN LA PLAZA DE RIAÑO

LA FIESTA DEL CAPILOTE. LOS PENDONES DE LA COMARCA REUNIDOS ALREDEDOR DEL CAMPANIL DE CONCEJO REHABILITADO EN LA PLAZA DE RIAÑO

A. DOMINGO | REDACCIÓN 04/01/2016

La amenaza de incurrir en causa de disolución que supuso la entrada en vigor de la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, que obligaba a la entidades locales menores a rendir las cuentas del ejercicio de 2013 antes del 31 de diciembre de 2014, disparó el nivel de cumplimiento de este requisito hasta niveles nunca vistos antes, hasta el punto de que sólo 25 juntas vecinales —menos que ayuntamientos, lo que sucedía por primera vez— no cumplió con la exigencia.

Sin embargo, la reforma del ministro Montoro sólo apretaba en su primer año, de manera que, si bien el índice de rendición aún es alto, hasta el 20 de diciembre —últimos datos actualizados en la web del Consejo de Cuentas de Castilla y León— eran 884 las entidades cumplidoras frente a las 1.207 del año anterior —la cifra se incrementaría en 2015 hasta las 1.221 cuentas presentadas para su fiscalización—. Es decir, que el cese de la amenaza de disolución ha rebajado del 98 al 71,8% la ratio de rendición en un año.

El bajón es similar en el conjunto de la Comunidad autónoma, que, sin embargo, en términos relativos, presenta una mayor nivel que la provincia leonesa, con un 72,9% de cuentas presentadas frente al 71,8% de León, provincia que presenta el mayor censo de juntas vecinales.

El gabinete de prensa del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas confirmó a este periódico que fue la necesidad de iniciar el proceso de disolución de algunas entidades locales menores la que obligó a poner una fecha tope a la rendición del ejercicio del 2013. Sin embargo, este año no se ha producido comunicación ministerial alguna a las entidades de ámbito inferior al municipal con respecto a la rendición de cuentas, ciñéndose ésta al plazo habitual —el 31 de octubre— y sin la amenaza de incurrir en causa de disolución por el sólo hecho de no cumplir el requisito —la normativa mantiene que se podrán disolver aquellas entidades locales menores que no atiendan sus obligaciones—.

El descenso experimentado en la rendición de cuentas de 2014 —ejercicio que se presenta hasta el 31 de octubre de 2015— puede convertir la reforma local de Cristóbal Montoro en un pronunciado diente de sierra en la gráfica de rendición. De momento, la curva ya presenta una fuerte ascensión, al pasarse de 49 cuentas rendidas en 2007 a las 1.221 de 2013. Ahora se inicia una bajada de 26 puntos porcentuales que, si se mantiene en años sucesivos, se convertirá en una vertiginosa pendiente, tipo montaña rusa.

La reforma local y la posibilidad de que se disolvieran las juntas vecinales que no cumplieran con la dación de cuentas trajo efectos positivos para el ejercicio del 2013 y también para los anteriores. Los datos de León son claros: en 2010 se presentó la contabilidad del 24,4% de las pedanías (301), ratio que se elevó al 35,8% (442) en el ejercicio siguiente y al 64,6% (797 juntas vecinales) en el de 2012.

Hay que recordar el esfuerzo de la Diputación de León, el Consejo de Cuentas de Castilla y León y de la Federación Leonesa de Entidades Locales Menores por conseguir el mayor nivel de rendición de cuentas a lo largo de 2014.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: