Ene 292017
 

 

LA FEDERACIÓN PROMOVERÁ QUE LOS GRUPOS POLÍTICOS OBLIGUEN A LAS ELÉCTRICAS A PAGAR LAS TASAS POR LOS APROVECHAMIENTOS QUE HACEN LOS BIENES PÚBLICOS Y NO PRETENDAN REPERCUTIRLAS A LOS CIUDADANOS

Las recientes sentencias del Tribunal Supremo que rechazan las tesis de las eléctricas y de gasistas fijando la interpretación de la normativa sobre las tasas que se pueden —y deben— imponer sobre la ocupación del dominio público, han vuelto a provocar la reacción del lobby eléctrico para impedir que se instaure rápidamente el cobro por el aprovechamiento que hacen de Montes de Utilidad Pública o bienes comunales. Y dicha resistencia se está desarrollando en dos frentes.

El primero, del que ya informó la prensa especializada el pasado 16 de enero, pasa por intentar modificar la régimen de las tasas, ahora que los Tribunales han fallado a favor de los entes locales. Así, Red Eléctrica de España (REE), la empresa más afectada, ya solicitó al Ministro Montoro la reforma de la Ley de Haciendas locales para unificar las tasas municipales, ofreciéndose a negociar con la FEMP. Es obvio que la reforma pasaría por que todos los propietarios de montes públicos solo puedan imponer una misma tasa, que ya se encargarán los legisladores de ser suficientemente baja. Es clara la estrategia, si los jueces aplican la ley en tu contra, cambiemos la ley.

El segundo de los frentes es el intimidatorio, que pasa por disuadir a las entidades locales a que aprueben las ordenanzas y empiecen a cobrar a las empresas. Llevan años recurriendo todas las ordenanzas que se aprueban sometiendo a los pueblos a los costes y riesgos de largos pleitos, que solo algunos han resistido. Pero ahora, cuando en frente judicial se les agota, quieren rescatar una vez más la figura de los suplementos territoriales, pues los artículos 16 y 17 de la Ley del Sector Eléctrico contienen una norma que habilita al Gobierno a repercutir a los consumidores de los territorios que impongan tributos sobre el transporte y distribución de electricidad. Las eléctricas, que históricamente han controlado la normativa del sector, siempre dejan en la letra pequeña de las leyes cláusulas para la protección de sus intereses y actualmente la Ministra de Presidencia tiene la competencia para decidir, a propuesta de los Ministros de Hacienda y de Energía, si los tributos que impongan las Comunidades Autónomas, los municipios o las entidades locales menores, se repercutan a los consumidores de electricidad de esos territorios.

Por tanto el Gobierno de España tiene en su mano tanto promover el cambio de la Ley para rebajar la tasa, como decidir si la tasa se repercute o no a los consumidores. ¿Qué ha sucedido hasta ahora? En Castilla y León se implantó en 2012 un impuesto autonómico la afección medioambiental que graba con 700 euros/km las líneas de alta tensión de más de 220 Kv., y ello con independencia de que ocupen dominio público o no. Hasta ahora no se ha repercutido a los consumidores de Castilla y León. Otro supuesto es el de la tasa especial de 1,5% (conocida como tasa palomillas) sobre la facturación bruta de las compañías de distribución en cada municipio, que tributan por la ocupación de las vías públicas, y, sin embargo, este tributo nunca se ha repercutido localmente sobre los usuarios, a pesar de que la mayoría de los municipios han aprobado la ordenanza. Sin embargo, cuando son las Administraciones más débiles las que quieren aplicar una tasa que prevé la ley y en unos términos que son de un impacto reducidísimo para el sistema eléctrico nacional, las eléctricas quieren eliminar la tasa, o reducirla o repercutirla a los consumidores.

Debe tenerse en cuenta que la retribución a las empresas de transporte y distribución por parte por sus servicios supera los 6.700 millones de euros anualmente y si los costes de la actividad de transporte y distribución suponen aproximadamente un 30% del total del coste del sistema eléctrico nacional, la repercusión de la tasa sobre todo el sistema eléctrico si se implantara en todo el territorio nacional, no llegaría al 0,45% del total del coste. ¿Y quién se beneficiaría de dicha tasa? Las entidades locales que son titulares de montes públicos y de comunales. Normalmente situadas en zonas de montaña o de alto valor ambiental y generalmente muy despobladas.

Por ello, cuando las empresas eléctricas llenan su millonaria publicidad de lo respetuosas que son con el medio ambiente que dicen protegen sin cesar, resulta bastante incoherente que no reconozcan el deber de pagar una mínima parte por el aprovechamiento que hacen de los montes públicos.

REE, que es una empresa controlada por el Estado, tuvo 606 millones de euros de beneficios en 2015[1]; Iberdrola ganó 2.422 millones[2]; Gas Natural Fenosa registró un beneficio neto de 1.502 millones de euros[3]; Endesa tuvo beneficios de 1086 millones de euros[4]. Ninguna de estas empresas ha pagado por el aprovechamiento privativo que tienen de los montes públicos. Por todo ello, la Federación entiende que no solo el Gobierno, sino todos los grupos políticos deberían ponerse de acuerdo de una vez para que exista seguridad jurídica en el cobro de estas tasas que son tan necesarias para los pueblos que sufren en sus montes el impacto negativo de estas infraestructuras, imprescindibles para todos, pero en especial para los grandes núcleos urbanos e industriales, donde no hay montes públicos.

La despoblación que sufre gran parte de la España vacía exige políticas de solidaridad, de inversión y de redistribución de riqueza. Las tasas por el aprovechamiento del dominio público previstas en la Ley de Haciendas Locales son un instrumento más que debe utilizarse para allegar recursos públicos a muchos pueblos de España —un porcentaje muy relevante en León—. Por ello todas las instituciones, empezando por el Gobierno de España, la Junta de Castilla y León, Diputación y Ayuntamientos, deberían ponerse a trabajar para lograr que en 2017 se empezasen a cobrar estas tasas. Y las empresas eléctricas, en vez de mover sus oscuros peones para meter miedo y seguir así engordando sus dividendos, deberían sentarse a la mesa con los representantes de los pueblos y pactar el pago de unas tasas más que razonables y justas sin interminables pleitos. La Federación Leonesa, de la mano del resto, reclamará este necesario pacto eléctrico en beneficio de nuestros pueblos.

 

[1] http://www.ree.es/es/nuestra-gestion/principales-indicadores/beneficio-neto

[2] http://www.expansion.com/empresas/energia/2016/02/24/56cd5ad1ca4741cb018b4696.html

[3] http://www.elmundo.es/economia/2016/02/03/56b1b8eb46163fcc388b4622.html

[4] http://economia.elpais.com/economia/2016/02/23/actualidad/1456246362_979298.html

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: