Oct 202013
 

Más de 4.000 personas se dan cita en el ‘corazón de León’ para dar alas a la batalla por la defensa de las juntas vecinales

Colectivos de Cantabria, Asturias y Castilla y León advierten que con las juntas vecinales desaparecerá una forma de vida y la economía de estos pueblos. 
A. Cubillas / @And_Cubilllas       20/10/2013
Banderas de León, Asturias, Cantabria o El Bierzo se han entremezclado con los pendones.

Banderas de León, Asturias, Cantabria o El Bierzo se han entremezclado con los pendones.
Más de 4.000 personas han dado alas este domingo a la batalla por la continuidad de las juntas vecinales en una manifestación que ha conseguido reunir a ciudadanos de todo el noroeste español en defensa de un “derecho democrático y de nuestra tradición”.

Leoneses llegado de todos los rincones de la provincia se han dado la mano con sus vecinos los asturianos y los cántabros para dar un toque de atención al Gobierno central al que le recuerdan las terribles consecuencias que tendría para miles de pueblos la aprobación de la reforma local, que en la actualidad se encuentra en trámite parlamentario.

Una protesta con un importante carácter reivindicativo donde banderas de León, El Bierzo, Asturias y Cantabria se han entremezclado con los vivos colores de los pendones leoneses, emblema de una tierra que ve ahora ve peligrar el futuro de otra de sus señas de identidad.

Con pancartas en las que se podía leer ‘Concejos, tradición en democracia’, ‘Más juntas vecinales y menos Junta de Castilla y León’ y ‘No al expolio de las parroquias rurales’, cientos de personas han participado en esta manifestación que ha partido de la plaza de Guzmán y que ha estado acompañada por pitos de protesta, los himnos leoneses y asturianos.

Una forma de vida que se muere

Una protesta marcada por el repicar constante de la campana de una iglesia, esa que como las juntas vecinales son partes del mundo rural y que representan una forma de vida que  “ahora el Gobierno nos quiere robar”.

Al menos así lo entiende Elías Álvarez Rico, portavoz del Frente en Defensa de las Juntas Vecinales, que advierte de que la reforma local acabaría con la economía leonesa al suprimir los órganos que tienen en sus manos el 55% de la provincia.

Una movilización que se viene a sumar a las diferentes actuaciones que han ido desarrollando  a lo largo de estos meses desde la Federación Estatal de Concejos, Parroquias Rurales y Pedanías que ha mantenido reuniones con todas las administraciones, recibiendo como respuesta la necesidad de que se mantenga las juntas vecinales.

La persistencia de los concejos como el primer escalón de administración local es absolutamente necesaria. Entendemos que la ley técnicamente es mejorable por lo que confiamos en que llegue la racionalidad”, señaló Carlos González Antón, secretario de la federación, que recuerda que mientras en otros regímenes están a favor de la creación de gobierno en las comunidades locales, en España “vamos en el sentido contrario”.

Los pendones han hondeado en la capital en defensa de los concejos.

Desconocimiento de las consecuencias

En este sentido, Antón entiende que no se puede concebir que el Gobierno quiera suprimir  el carácter de administración pública a una de las más antiguas de España y Europa, instaurada desde la Edad Media. De ahí que desde la federación busquen que se consolide como patrimonio inmaterial a través de la Unesco.

Una alternativa que podría evitar la supresión de las juntas vecinales que sin embargo solo necesitan que el Gobierno acoja en su reforma local las enmiendas propuestas por la federación y acogidas por grupos políticos y al Federación España de Municipios y Provincias.

“Uno de los problemas es que las juntas vecinales se concentran principalmente en el noroeste y los legisladores no tenían el conocimiento para saber realmente lo que están haciendo”, lamentó Antón, que recordó la plena disposición a rendir cuentas de las juntas vecinales que requieren para ello de plataformas electrónicas.

Una protesta que se cerró con la lectura del manifiesto a cargo del periodista y escritor Pedro Trapiello que cerró clamando la frase de ‘no al expolio y sí a la democracia y al gobierno del pueblo’

Cabecera de la manifestación en defensa de las juntas vecinales.

Más de 4.000 personas se han citado en León en defensa de las juntas vecinales.

Los manifestantes recuerda que lo que sobran son los políticos.

Cientos de personas, principalmente residentes del mundo rural, han secundado la protesta.

Los manifestantes recuerdan la graves consecuencias de la supresión de las juntas.

Los manifiestantes exigen la supervivencia de los concejos.

Más de 4.000 personas han salido a la calle en defensa de las juntas vecinales.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: