Jun 302014
 

La Federación de Entidades Locales Menores celebró en Columbrianos la Fiesta de los Concejos.

 Los representantes de Nogarejas de la Valdería recogieron el reconocimiento de manos de Vuelta. - l. de la mata
  • El Alcalde de Nogarejas, Olivio Campo, recoge el reconocimiento de manos de Andrés Buelta. – l. de la mata
m. j. alonso | ponferrada 30/06/2014

La pedanía ponferradina de Columbrianos acogió ayer la primera Fiesta de los Concejos de León, organizada por la Federación Leonesa de Entidades Locales Menores con un fin eminentemente reivindicativo, el de poner en valor el trabajo y el papel que desarrollan desde hace siglos —pero sobre todo con la vista puesta en el futuro— las juntas vecinales de la provincia, que son más de 1.200.

Fue una celebración novel organizada por un colectivo que apenas tiene año y medio de vida pero que se ha erigido fundamental para trabajar por el mantenimiento de las pedanías en un momento «crucial», tal y como reconoció el secretario general de esta federación, Carlos González Antón. «Este año tenemos que adaptarnos a la nueva normativa de rendición de cuentas y la junta vecinal que no presente sus cuentas a fecha 31 de diciembre será suprimida y sus bienes y sus ingresos pasarán al ayuntamiento», recordó. En este sentido, una de las reivindicaciones más mencionadas ayer fue el necesario apoyo que deben prestar las administraciones superiores, caso de la Junta de Castilla y León y de la Diputación Provincial, para que las pedanías puedan rendir cuentas y sobrevivir a un momento complejo.

«Hoy un presidente de una junta vecinal no tiene ni idea de cómo hacer este tipo de cosas», afirmó el secretario general de la Federación de Parroquias Rurales de Asturias y presidente de la federación nacional, José Manuel García del Valle. Él fue el invitado de honor en la fiesta de ayer, entre otras cosas porque el colectivo que él encabeza —que aglutina a 39 juntas vecinales— es un ejemplo a seguir, con 16 años de historia y muchos logros a sus espaldas.

Más participación

«En nuestro caso hay una sintonía total con la administración del Principado de Asturias, participamos en todos los órganos, en el propio Parlamento, en comparecencias y en todas las comisiones que se crean sobre el tema del medio rural. Eso es a lo que hay que llegar aquí», consideró García del Valle, entendiendo que en el caso concreto del Bierzo debe ser el propio Consejo Comarcal el que medie entre las entidades locales menores y la Junta y la Diputación para garantizar la pervivencia y los intereses de las primeras. «Lo que hay que hacer es poner personal a disposición de las juntas para la elaboración de las cuentas», afirmó.

«Yo creo que no tiene que haber diferencias entre comunidades autónomas. Con la incidencia que las juntas vecinales tienen en Castilla y León (hay más de 2.000), el gobierno autonómico tiene que llegar a un entendimiento con la Federación», añadió Manuel García del Valle, explicando que en su caso, el propio Principado financia la contratación de personal para poder atender todas las demandas burocráticas y de petición de subvenciones de las pedanías a las que representa.

En este sentido, el secretario general de la Federación Leonesa de Entidades Locales Menores aprovechó para agradecer a la Junta que «recientemente haya dado unos ayudas económicas importantes tanto al Consejo Comarca como a la Diputación para apoyar en la elaboración técnica de las cuentas».

Según los últimos datos aportados por las institución berciana, en la comarca hay más de sesenta juntas vecinales que deben presentar su contabilidad si no quieren dejar de existir como órgano independiente.

Jun 202014
 

Sesenta y dos pedanías desaparecerán a final de año si no rinden cuentas al SAM

El Consejo avisa a los pedáneos para que fiscalicen su gestión o quedarán disueltas.

  • Andrés Buelta, Alfonso Arias y Tósimo Miguel, ayer en la sede del Consejo. - ana f. barredo
    Andrés Buelta, Alfonso Arias y Tósimo Miguel, ayer en la sede del Consejo. – ana f. barredo

C. FIDALGO | PONFERRADA 20/06/2014

Más de la quinta parte de las juntas vecinales del Bierzo —62 de las 287— están «en riesgo de desaparecer» a final de año si no presentan sus cuentas ante el Servicio de Asistencia a Municipios (SAM) para que los técnicos las fiscalicen. Así lo advirtió ayer el presidente del Consejo del Bierzo, Alfonso Arias, antes de hacer un llamamiento a la responsabilidad de los 62 pedáneos que todavía no han cumplido con su obligación para que den cuenta de su gestión en el servicio que la Diputación ha crecido a la institución comarcal antes de que acabe el plazo legal el 31 de diciembre de este año. De lo contrario, insistió, quedarán disueltas por ley.

Arias convocó ayer una rueda de prensa junto al presidente de la Federación Leonesa de Entidades Menores, Andrés Buelta, para advertir a los pedáneos del riesgo que corren y recordar que el SAM es un servicio gratuito. «En ningún momento hemos planteado una tasa», aseguró. Y de plantearse, añadió, afectaría sólo a las pedanías con más recursos, por lo que no tienen justificación si no rinden cuentas del dinero público que manejan.

«El lobo a venido para quedarse y el que no haya cumplido se va», advirtió, más gráficamente, Andrés Buelta, después de avisar a los pedáneos del riesgo de «perder derechos territoriales imposibles de recuperar» si permiten que sus pedanías se disuelvan por no rendir cuentas. A su lado, el también vocal de la Federación Leonesa de Entidades Menores, Tósimo Miguel, no dejó de opinar que se debería actuar contra los pedáneos negligencias, en lugar de perjudicar a los vecinos de as pedanías afectadas con la disolución de la administración local que tienen más próxima.

El Consejo prefirió no hacer pública la lista de los pedáneos que todavía no han cumplido con su obligación porque tienen de plazo hasta final de año. Arias despejó en principio cualquier suspicacia respecto a la posibilidad de algún pedáneo haya decidido no presentar las cuentas para tapar ilegalidades en su gestión. «No creo que el problema sea que haya cometido irregularidades. Estamos hablando de pueblos muy pequeños y de personas con baja capacitación», afirmó, atribuyendo la situación más bien a «una dejación de funciones».

Arias recordó que precisamente para facilitarles la tarea, el Consejo pone a disposición de los presidentes de las juntas vecinales el SAM, que cuenta con nueve técnicos, incluyendo a un secretario y un asesor jurídico y a los responsables de programa de pequeñas obras que cada año reparte 600.000 euros procedentes de la Diputación.

24.400 euros de la Junta

El Consejo acaba de recibir 24.400 euros más de la Junta de Castilla y León que se suman a los 90.000 concedidos el año pasado para recortar el déficit del SAM. Con todo, Arias, recordó que la financiación del servicio sigue siendo insuficiente para todo el trabajo que hacen.