Dic 102013
 

La nueva Ley de Régimen Local conllevará a que las juntas vecinales pasen a ser entidades privadas, perdiendo todos sus bienes de dominio público

El Concejo General de León ha mostrado su preocupación por la nueva Ley de Régimen Local que será votada por el Senado y por el Congreso el próximo 16 y 19 de septiembre, y que conllevará a que las juntas vecinales dejen de ser administraciones públicas locales a entidades privadas.

 

El presidente del Concejo General de León (Federación Leonesa de Entidades Locales Menores) y Alcalde pedáneo de Columbrianos, Andrés Buelta, ha explicado que “el resultado de esta ley no consigue los fines propuestos”, y que “pase lo que pase estarán preparados y unidos para ganar los espacios ignorados por esta ley”.

Además, ha asegurado que en caso de ser necesario recurrirán a los organismos europeos pertinentes “buscando la justicia que aquí nos han negado”.

La personalidad jurídica

Por su parte, Carlos González-Antón, secretario del Concejo General, ha explicado que con esta nueva ley, “las juntas vecinales pierden la denominación de entidad local”, lo que supone que “no podrán ser titulares de bienes de dominio público, ni podrán tener en titularidad Montes públicos, y pasarán a ser entidades con personalidad jurídica”.

“Estamos peor de lo que estábamos”, ha asegurado González-Antón, que asegura que esta ley hará desaparecer a 1232 entidades locales menores en León, y que la situación es “fácilmente solucionable dejando las cosas como están”.

El secretario del Concejo General ha continuado explicando que “la ley no es clara, y crea problemas”, ya que según González-Antón, “no se dice que las juntas vecinales sigan siendo entidades locales, y por tanto atentan contra nuestro estatuto de autonomía”.

Por todo ello, exigen que a pesar de reconocer la personalidad jurídica de las juntas vecinales, deben seguir siendo entidades locales para no perder su patrimonio, y en caso de no ser entidades locales, que se aclare el tipo de cuentas que tienen que rendir, ya que dejarán de ser administraciones públicas.

Carlos González-Antón y Andrés Buelta durante la comparecencia del Concejo General de León.

Dic 082013
 

El latir de un pueblo

Manuel Fraga envió en los años 60 el aparato que inauguró en Carrizal de Luna el primer teleclub de la zona, que mantiene una intensa actividad
Elena F. Gordón       07/12/2013 Leonoticias.com
ICAL Tele-Club de la localidad leonesa de Carrizal de Luna. (Foto: Campillo)

ICAL Tele-Club de la localidad leonesa de Carrizal de Luna. (Foto: Campillo)
Bar, discoteca, restaurante, biblioteca, salón social… “Esto es todo y aquí se hace de todo”. Así resume Urcisino Díez  la esencia del teleclub, un espacio mucho más concurrido de lo que cabría imaginar en un pueblo con una treintena de habitantes censados. “Antes había más gente, igual hubo 50 y ahora somos 20 y pico. En verano, más, pero en noviembre se marchan y hasta abril no los ves”, afirma el ex pedáneo de Carrizal, ex concejal del municipio al que pertenece la localidad, Soto y Amío, y encargado de turno del local, por todos conocido como Sino. Nadie mejor que él para resumir la historia de este recinto cuya actividad y afluencia de público -llegado también de otros pueblos y otras comarcas- sorprende.El teleclub nació después de que una maestra de la localidad de Garaño sugiriese a los vecinos solicitar un televisor al entonces ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga. “Nos dio la dirección y le escribió un fraile que murió el año pasado, que estaba en Brasil y venía aquí de vacaciones, Laurentino Álvarez Díez. Era la época en la que se fundaron”, recuerda Sino. La carta surtió efecto y Carrizal de Luna estrenó en los años 60 el primer teleclub del entorno.

“No había ni una tele en las casas. Fue la primera del pueblo y de toda la zona. Nos contestó la carta diciendo que sí, que nos la concedían y tuvimos que ir a León a recogerla y la trajeron en el coche de línea”, relata como si hubiera ocurrido ayer mismo. El teleclub se abrió en el espacio que ocupaba la escuela ya cerrada del pueblo, de la que conserva algunos mapas y libros. “Los últimos que estudiaron en ella ya tienen hoy 65 o 66 años”, puntualiza.

Belén Martínez y Yolanda Otero preparan unas patatas con jabalí. (Foto: Campillo)

Una revolución en el pueblo

La llegada de la televisión supuso una lógica revolución. “El día que había toros venían aquí los de otros pueblos para ver las corridas. Los toros, el fútbol y la Semana Santa, lo que más”, subraya y matiza… “¡Cuidado, que las mujeres rezaban aquí y todo y nos reíamos a lo grande”. “Aquí justo era la vivienda de la maestra y estaba todo medio caído, teníamos una mesa y cuatro gaseosas y coca colas y era donde nos reuníamos y nos juntábamos”, explica. El teleclub funcionaba ya entonces por turnos, como ahora y cada 15 días un vecino se hace cargo de atender a la variada clientela del local. “La diferencia es que antes éramos muchos para hacernos cargo de esto y ahora sólo cinco. No hacemos cuentas ni nada… y los precios son de saldo, esto es nada más que cambiar el dinero pero como no tenemos más gasto que la luz…”.

Teleclub de la localidad leonesa de Carrizal de Luna. (Foto: Campillo)

Un ‘After Hour’ rural

Una estufa-bidón calienta una de las estancias, amueblada “de esa manera… el alcalde nos dio sillas que quitó él” y donde un día lució el aparato llegado de la capital de España hoy contemplan una gran pantalla de plasma de última generación. Un armario alberga numerosos libros, “algunos de la escuela y algunos que mandaban; hay gente que sí los lee y otros ni los miran”. El teleclub tiene horario nocturno. En verano abre sobre las 11 hasta la una y media aproximadamente, “y ahora en invierno, a las diez o diez y media y normalmente hasta las dos, como poco, no marchan de aquí. Echan unas partidas y el tiempo se va”.

De hecho, dos de los asiduos más veteranos, Perfecto Álvarez y Arsenio Fernández, reconocen que muchas noches, “nos dan aquí las tres y pico o las cuatro de la mañana”. A sus 81 y 78 años, respectivamente, disfrutan como los que más de la compañía y del ambiente. “Hay que mirar por los pueblos pequeños”, defienden mientras aseguran que el teleclub “todos son bienvenidos”. Los cuatro chavales del pueblo y los que llegan de fuera también allí un espacio de convivencia. “Los niños a diario no vienen porque tienen que madrugar pero los fines de semana sí”, dice Sino. Preguntado sobre que es lo que más le gusta del teleclub, responde Raúl, uno de los pequeños: “Concretamente, todo”.

Los vecinos de Carrizal , Arsenio Fernández y Perfecto Álvarez. (Foto: Campillo)

La caza, denominador común

Hoy toca cena y el teleclub está lleno. Una hembra de jabalí cazada hace unos días protagoniza el menú de patatas, carne guisada y tarta de queso que completan con vino, café, pastas y orujo y una copa. Por todo ello pagan un precio casi simbólico que sirve para cubrir gastos. Las cocineras y camareras son un grupo de mujeres que dedican toda la tarde a preparar los alimentos y que de forma voluntaria se encargan de atender a los comensales. Ellas cenan después, mientras el resto calienta motores con el primer ‘cubata’. Después, para quien quiera, hay baile y lo que cada uno aguante.

En torno a la mesa se juntan 40 y pico personas y han llegado a estar, comentan, hasta 60. La frecuente y tradicional presencia de cazadores de la zona propicia estos encuentros sociales y gastronómicos a los que acude gente que se desplaza unos cuantos kilómetros para encontrar en un apartado y pequeño pueblo una ‘marcha’ que para sí quisieran muchos bastante más grandes y poblados. La caza es la especialidad de la casa pero nadie desprecia una paella, un cordero o un pulpo en estas reuniones en las que se extiende a los llegados de fuera -habituales o casuales- el clima de convivencia que propicia el recinto.

“Todos nos entendemos y procuramos colaborar un poco”, señala una de las cocineras. “Los fines de semana hacemos cenas aquí y viene gente conocida de otros pueblos. Hay buen rollo. Vienen hasta de León y de todos los alrededores”, explica una de las comensales. “Es un ambiente muy familiar. Aquí puedes hacer lo que tú quieras. Yo llevo viniendo 17 años”, señala otra a la que le sigue una tercera: “Yo llevo 27 años viniendo. Ahora está mucho mejor. Me acuerdo que mi suegra me contaba cuando traían cada uno platos de casa y cubiertos y todo y no tenían agua”.

También tiene recuerdos vinculados al teleclub desde hace décadas el alcalde del municipio, Miguel  Ángel González Robla. “Ya iba de chaval y jugábamos a las siete y media. Allí la gente se entera de todo lo que pasa por la zona y lo comenta. Es como un pequeño parlamento con un ambiente muy distendido, donde todos se conocen, sean de donde sean”. El Ayuntamiento ha hecho distintas aportaciones de mobiliario y electrodomésticos. Estamos para atender a los vecinos”, señala mientras comparte mesa con el pedáneo de Carrizal, Eloy Álvarez, los habituales y algunos invitados. En el propio municipio hay otro teleclub y varios más en la provincia pero todos coinciden en que la afluencia, el ambiente y la actividad de este es superior a la habitual.

El espíritu de este teleclub lo concreta Sino: “Lo mejor es la unión y que nos vemos. Si no, nos tendríamos que saludar los que vamos a misa. Los jubilados andan por ahí, el resto a trabajar y todas las noches nos juntamos aquí. En pocos pueblos habrá tanta convivencia. Todo Dios se habla, con unos más que con otros, pero todos”, sentencia.

Uno de los vecinos se calienta en el brasero del teleclub. (Foto: Campillo)

Exterior del teleclub de la localidad de Carrizal de Luna. (Foto: Campillo)

Nov 112013
 
Piden implicación política para frenar la desaparición de las juntas vecinales
Federación Leonesa de Entidades Locales denuncia que la norma incentiva a los ayuntamientos a favorecer la eliminación de las entidades locales menores
S. Gallo       11/11/2013
Los senadores leoneses jugarán un papel muy importante en la aprobación o no de la Ley de la Administración Local, prevista para mediados del próximo mes de diciembre, de ahí que desde la Federación Leonesa de Entidades Locales se haya reclamado ya su implicación en esta problemática, que podría suponer la eliminación de un importante número de juntas vecinales en la provincia de León que, con 1.233 es la que cuenta con un mayor número de entidades locales menores en España.

El colectivo anunció este lunes una acción “muy crítica y dura” a partir de este momento, en el que está a punto de finalizar el plazo de tramitación de las enmiendas a esta “ridícula ley”, reconoció el vicepresidente de la federación leonesa, Fulgencio Bandera. Para ello, el próximo sábado se ha convocado a los senadores leoneses “que así lo deseen” para poder transmitirles las “exigencias y reivindicaciones” del colectivo para que se las hagan llegar a los partidos políticos y que sean incluidas en las enmiendas.

Entre las peticiones, se aludirá al endeudamiento de los ayuntamientos y a la importante de que no se deje que las entidades locales menores pierdan su entidad jurídica propia, lo que las convertiría en “floreros”. Estas mismas pretensiones se abordarán también el día 23 de octubre en Oviedo, donde está prevista una reunión con otras federaciones del resto de España.

De hecho, el abogado que dirige a la Federación, Carlos González Antón, lamentó que muchas juntas vecinales se vayan a perder “con una plena ignorancia”. En este sentido, explicó que el artículo 116 bis del Proyecto de Ley, según está redactado en la actualidad, supone un “claro incentivo” a los ayuntamientos para que estos no nivelen sus presupuestos, lo que facilitaría la supresión de las juntas vecinales. De esta forma, el patrimonio de estas entidades pasaría automáticamente a ser propiedad de los ayuntamientos de los que dependen, que podrán así reducir su deuda y que además “se quedan sin ningún otro competidor político”.

González Antón insistió en que se trata de un momento “clave” ya que el próximo día 20 se cierra el plazo de enmiendas para la subsistencia de las entidades locales menores “con su carácter jurídico actual”. Para que se produzca la modificación de la norma y que el endeudamiento municipal no sea automáticamente motivo de supresión, el abogado incidió en que los senadores de la provincia de León expliquen si están dispuestos o no a “salvar” a las juntas vecinales, para lo que sería necesario que hicieran un frente común entre ellos, independientemente del partido político al que pertenezcan.

Por todo ello, en este momento “clave” se estimó que la transparencia se convierte en un elemento “absoluto” para salvar unas entidades difícilmente recuperables, ya que una vez que estos órganos pierdan su personalidad y su patrimonio, la reversión de la situación resultaría “imposible”, al generar subrogaciones y planteamientos políticos, además de decepción y “resignación” difíciles de recuperar.

Carlos González-Antón y Fulgencio Bandera, durante la rueda de prensa. (Foto: Campillo)

Oct 202013
 

Más de 4.000 personas se dan cita en el ‘corazón de León’ para dar alas a la batalla por la defensa de las juntas vecinales

Colectivos de Cantabria, Asturias y Castilla y León advierten que con las juntas vecinales desaparecerá una forma de vida y la economía de estos pueblos. 
A. Cubillas / @And_Cubilllas       20/10/2013
Banderas de León, Asturias, Cantabria o El Bierzo se han entremezclado con los pendones.

Banderas de León, Asturias, Cantabria o El Bierzo se han entremezclado con los pendones.
Más de 4.000 personas han dado alas este domingo a la batalla por la continuidad de las juntas vecinales en una manifestación que ha conseguido reunir a ciudadanos de todo el noroeste español en defensa de un “derecho democrático y de nuestra tradición”.

Leoneses llegado de todos los rincones de la provincia se han dado la mano con sus vecinos los asturianos y los cántabros para dar un toque de atención al Gobierno central al que le recuerdan las terribles consecuencias que tendría para miles de pueblos la aprobación de la reforma local, que en la actualidad se encuentra en trámite parlamentario.

Una protesta con un importante carácter reivindicativo donde banderas de León, El Bierzo, Asturias y Cantabria se han entremezclado con los vivos colores de los pendones leoneses, emblema de una tierra que ve ahora ve peligrar el futuro de otra de sus señas de identidad.

Con pancartas en las que se podía leer ‘Concejos, tradición en democracia’, ‘Más juntas vecinales y menos Junta de Castilla y León’ y ‘No al expolio de las parroquias rurales’, cientos de personas han participado en esta manifestación que ha partido de la plaza de Guzmán y que ha estado acompañada por pitos de protesta, los himnos leoneses y asturianos.

Una forma de vida que se muere

Una protesta marcada por el repicar constante de la campana de una iglesia, esa que como las juntas vecinales son partes del mundo rural y que representan una forma de vida que  “ahora el Gobierno nos quiere robar”.

Al menos así lo entiende Elías Álvarez Rico, portavoz del Frente en Defensa de las Juntas Vecinales, que advierte de que la reforma local acabaría con la economía leonesa al suprimir los órganos que tienen en sus manos el 55% de la provincia.

Una movilización que se viene a sumar a las diferentes actuaciones que han ido desarrollando  a lo largo de estos meses desde la Federación Estatal de Concejos, Parroquias Rurales y Pedanías que ha mantenido reuniones con todas las administraciones, recibiendo como respuesta la necesidad de que se mantenga las juntas vecinales.

La persistencia de los concejos como el primer escalón de administración local es absolutamente necesaria. Entendemos que la ley técnicamente es mejorable por lo que confiamos en que llegue la racionalidad”, señaló Carlos González Antón, secretario de la federación, que recuerda que mientras en otros regímenes están a favor de la creación de gobierno en las comunidades locales, en España “vamos en el sentido contrario”.

Los pendones han hondeado en la capital en defensa de los concejos.

Desconocimiento de las consecuencias

En este sentido, Antón entiende que no se puede concebir que el Gobierno quiera suprimir  el carácter de administración pública a una de las más antiguas de España y Europa, instaurada desde la Edad Media. De ahí que desde la federación busquen que se consolide como patrimonio inmaterial a través de la Unesco.

Una alternativa que podría evitar la supresión de las juntas vecinales que sin embargo solo necesitan que el Gobierno acoja en su reforma local las enmiendas propuestas por la federación y acogidas por grupos políticos y al Federación España de Municipios y Provincias.

“Uno de los problemas es que las juntas vecinales se concentran principalmente en el noroeste y los legisladores no tenían el conocimiento para saber realmente lo que están haciendo”, lamentó Antón, que recordó la plena disposición a rendir cuentas de las juntas vecinales que requieren para ello de plataformas electrónicas.

Una protesta que se cerró con la lectura del manifiesto a cargo del periodista y escritor Pedro Trapiello que cerró clamando la frase de ‘no al expolio y sí a la democracia y al gobierno del pueblo’

Cabecera de la manifestación en defensa de las juntas vecinales.

Más de 4.000 personas se han citado en León en defensa de las juntas vecinales.

Los manifestantes recuerda que lo que sobran son los políticos.

Cientos de personas, principalmente residentes del mundo rural, han secundado la protesta.

Los manifestantes recuerdan la graves consecuencias de la supresión de las juntas.

Los manifiestantes exigen la supervivencia de los concejos.

Más de 4.000 personas han salido a la calle en defensa de las juntas vecinales.

 

Sep 162013
 
MAÑANA MARTES 17, LA FEDERACIÓN DE LEÓN HARÁ UNA DECLARACIÓN SOBRE LA VALORACIÓN DE LA DIPUTACIÓN DE LA REFORMA LOCAL
La noticia que recoge la valoración está en el siguiente enlace:
La Diputación aplaude la reforma local, que permite a los municipios la supresión de juntas vecinales
Isabel Carrasco valora que las instituciones provinciales no tengan que asumir las competencias municipales de servicios básicos y que su papel sea meramente “coordinador”
Luis V. Huerga / @luisvhuerga       16/09/2013
La configuración administrativa de la provincia de León se encuentra pendiente de la aprobación definitiva de las leyes que, tanto a nivel estatal como autonómico, se están impulsando. Las juntas vecinales parecen el eslabón más débil de una cadena administrativa que pasa ahora a revisión. Serán los municipios quienes ejecuten, en caso de que sea necesario, la temida supresión de estas entidades locales menores, si los problemas económicos del Ayuntamiento así lo requieren.El grupo de trabajo para el futuro de las diputaciones de la institución provincial leonesa ha mantenido un encuentro este lunes en el que el catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de León, Tomás Quintana, ha desgranado los entresijos de la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, que sí contempla la desaparición de las entidades locales menores, que la provincia alberga en su mayoría.En caso de que un ayuntamiento tenga que realizar un plan económico y financiero debido a sus deudas, una de las medidas que se contempla es la supresión de sus juntas vecinales para aliviar gastos, una decisión que sólo compete al propio municipio. Quintana ha asegurado que “es difícil” que un ayuntamiento que se vea obligado a configurar un plan de ese tipo albergue juntas vecinales “que estén bien” económicamente, por lo que defiende la medida como razonable.

Imagen de la celebración del encuentro del grupo de trabajo de la Diputación. (Foto: Campillo)

Un papel de “coordinación”

La presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, ha explicado por su parte que se trata de una legislación “para toda España”, a pesar de que León cuenta con la “peculiaridad” de contar con una amplia extensión administrativa con presencia de estas entidades locales menores que, en muchos casos, “no cuentan con vías de financiación propia”.

Por otro lado, la presidenta se ha mostrado “satisfecha” porque la última versión de la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local evite que sean las diputaciones las que asuman la prestación de servicios básicos obligatorios en caso de que un municipio no los pueda asumir. Las instituciones provinciales, en este sentido, pasarán a “asumir solo” una labor de “coordinación en la prestación de forma conjunta para una mayor funcionalidad y menor coste”.

Isabel Carrasco ha señalado que se trata de un papel similar al actual con respecto a las competencias municipales, mediante el que la Diputación de León ya ha impulsado algunas medidas como la Central de Compras o el sistema de recaudación tributaria. La Junta de Castilla y León sí asumiría competencias relacionadas con la Sanidad, los Servicios Sociales o la Educación.

El catedrático Tomás Quintana (d) durante su participación en el encuentro. (Foto: Campillo)

Las mancomunidades “voluntarias”

Por otro lado, también ha mostrado su acuerdo con el hecho de que la ley plantee la desaparición del llamado “coste estándar” en la prestación de los servicios porque “no se ajusta a la realidad” para pasar a contemplar un “coste efectivo” en función de cada uno de los territorios porque “un servicio no cuesta lo mismo en un pueblo que en otro”.

Además, la ley plantea que serán los propios municipios los que decidirán de forma “voluntaria” la creación de mancomunidades, aunque la Junta de Castilla y León “prevé estímulos fiscales y financieros” para estos modelos de organización administrativa. “La administración no puede obligar, pero sí fomentar”.

A juicio de Carrasco, se trata de una “ley complicada” que pasa ahora a trámite parlamentario, por lo que puede sufrir modificaciones con respecto al texto aprobado ya por el Consejo de Ministros. Un parlamentario nacional del PP de León, Eduardo Fernández, será uno de los ponentes de la nueva ley.

 

En Ileon tambien se recoge dicha valoración de la Diputación provincial de León y del Catedrático Tomás Quintana:

Por Elena F. Gordón / Ical | 16/09/2013

La reforma local suprimirá las pedanías de los municipios que precisen un plan económico de supervivencia.

La presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, reconoció este lunes que la institución provincial está “mucho más tranquila” después de constatar que la reforma local no obligará a la entidad a asumir los servicios básicos que prestan municipios, mancomunidades o pedanías cuya situación les impida ofrecerlos. “Se ha suprimido esa parte que contemplaba que tenían que pasar un examen y si no lo superaban debíamos asumirlo nosotros y estamos satisfechos porque no queremos sustituir a nadie”, subrayó.

Eso no implica que la Diputación se desentienda de labores de coordinación y apoyo que ya presta en la actualidad, matizó Carrasco. De hecho, ya se trabaja en fórmulas para prestar servicios de forma más eficaz y coordinada para conseguir también un ahorro Isabel Carrasco destacó ese cambio en el texto de la norma de rango estatal que recientemente inició su tramitación parlamentaria después de presidir la reunión del grupo de trabajo creado en la Diputación para abordar la reforma local y en el que participa el catedrático Tomás Quintana.

El profesor reconoció que la propuesta del Gobierno plantea que los municipios que deban poner en marcha un plan económico-financiero para sanear sus cuentas deberán suprimir las entidades locales menores. Una situación que, a su juicio, no perjudica especialmente a las juntas vecinales porque considera que es complicado que las pedanías tengan una buena situación si no la hay en su municipio de cabecera. “Cuando se presenten las cuentas veremos cómo están”, comentó. En lo que respecta a las mancomunidades, cuya constitución y pertenencia es voluntaria, Quintana señaló que la norma estatal no contempla su desaparición y la que prepara la Junta en estos momentos prevé estímulos para que se creen más.

El diputado leonés Alfredo Prada es uno de los ponentes de la reforma local en el Congreso, señaló Carrasco después de comentar que esta ley es “complicada” y que afecta de forma singular a la provincia leonesa por tener el mayor número de entidades locales menores. La presidenta también hizo hincapié en que el texto liberará a las diputaciones de servicios y competencias en sanidad y servicios sociales.