Nov 262018
 

Luis Mariano Santos, secretario general de la UPL./
Luis Mariano Santos, secretario general de la UPL.

Anuncian que, de no transaccionar las enmiendas referidas a las pedanías, «estarían volviendo a atacar y menospreciar esta administración local»

LEONOTICIASLeón

La Unión del Pueblo Leonés (UPL) anunció este lunes que no apoyará la Ley de Conferencia de Alcaldes y Presidentes de Diputación, que se debatirá el próximo miércoles, «si las juntas vecinales siguen apartadas».

La formación, algunas de cuyas enmiendas fueron apoyadas, subraya que aún no ha conseguido avances en «la ocultación absoluta de la participación de las entidades locales menores», para las que piden representación.

Por ello, anuncian en un comunicado, que de no transaccionar las enmiendas de Unión del Pueblo Leonés referidas a las pedanías, «estarían volviendo a atacar y menospreciar esta administración local» y no contarían con su apoyo.

Tampoco entenderían, añaden, que el PSOE y el PP, que gobiernan numerosas juntas vecinales, respaldasen una ley que vuelve a excluirlas.

May 042018
 
Rueda de prensa en el Hotel Infantas. / NOELIA BRANDÓN

El abogado de la Federación valora un escrito que vincula al Estatuto, la Constitución y la Ley de Régimen Local y que «establece las reglas de juego en un municipio»

RUBÉN FARIÑAS León
Una sentencia «contundente, fundada y vinculada» al Estatuto de Autonomía, la Constitución y la Ley de Régimen Local.

Los pedáneos de Ponferrada se sienten «muy satisfechos» por el pionero escrito que anula el pleno de los presupuestos de 2015 en el Consistorio de la capital del Bierzo, al que no se les convocó, y que sienta jurisprudencia.

La sentencia

La Federación de Concejos, Pedanías y Parroquias Rurales de España ha analizado el auto del juez y recomiendan al resto de municipios de la provincia de León «que se pongan las pilas y vean el respeto que se tiene a estas entidades locales menores».

Su presidente y alcalde pedáneo de Columbrianos, Andrés Buelta, ha pedido al resto de compañeros «que se agrupen para sacar contenciosos contra las administraciones».

Desde la Federación consideran que esta sentencia habilita el derecho de los pedáneos de asistir a los plenos municipales en los que se debatan asuntos de las juntas vecinales.

Así lo ha apuntado el abogado y secretario general, Carlos González-Antón, quien recordaba que esta sentencia describe la obligación de que las pedanías actúen en los plenos «como un concejal más y puedan conocer la documentación que se va a tratar».

Nuevas reglas de juego

El Juzgado ha rechazado la inconstitucionalidad que alegaba el Ayuntamiento del artículo 62 de la Ley de régimen local. Además el Ayuntamiento realizó el pleno «a sabiendas y a conciencia» sin avisar a sus pedáneos, aprobándose una partida para las pedanías, lo que acredita el interés para ellas.

Por ello, y tras conocer la sentencia favorable, exigen que se vuelva a aprobar el presupuesto y se modifique la partida para las 17 juntas vecinales de Ponferrada. «Si el alcalde no quiere, el secretario debe advertir del error de no convocarnos al pleno».

Las consecuencias de esta resolución piloto y pionera es la obligación en toda Castilla y León de convocar a los pedáneos, tras reconocer la vulneración del derecho de los vecinos a decidir y «establece las normas de juego en un municipio».

La sentencia

 

Abr 262018
 

Diputación y al Federación de entidades locales avanzan en la posible solución a la supresión del secretario vecino, plantean a la Junta una mayor financiación y exigen un sistema que dote de seguridad jurídica a las entidades locales

Diputación y Federación de Juntas Vecinales avanzan en la búsqueda de soluciones para garantizar la ‘supervivencia’ de las 1.232 entidades locales de León frente a la aplicación del real decreto que suprime la figura del secretario ‘vecino’.

Un «mazazo» que exige de medidas urgentes que vayan más allá de una mera moratoria. Así lo remarcó Carlos González-Antón, secretario general de la Federación Leonesa de Entidades Locales Menores, que señaló que la solución pasaría por articular un sistema con urgencia que dote de seguridad jurídica a las juntas vecinales, claves y necesarias para el funcionamiento del medio rural.

Y para ello es necesario que los políticos leoneses en el ámbito autonómico y nacional crean en la existencia y la potencialidad de las entidades locales. «No se puede hablar de políticas de despoblación cuando se ponen trabas gravísimas a la administración encargada de gestionar el territorio rural, provocando que esté colapsada».

Mayor financiación autonómica

Guante que lanzan directamente a la Junta de Castilla y León, a la instan a convencerse de la necesidad de llevar a cabo una ordenación del territorio de abajo a arriba, que implique una financiación directa a las juntas vecinales.

«En la Comunidad de Castilla y León hay una asimetría enorme, con provincias en las que existen 1.200 juntas vecinales que tienen y merecen una financiación autonómica como pasa en el resto de los territorios del Estado. Es eso, precisamente, lo que deben demandar los políticos de León para que esa asimetría que se da en Palencia, Burgos y León tenga clara acogida en los presupuestos de Castilla y León».

El SAM, la posible solución

Antón ha remarcado que desde la federación comparten ciertos planteamientos con el Colegio de Secretarios de León, como la necesidad de adoptar con urgencia medidas a corto y medio plazo que no solo fortalezcan sino que permita modernizar las juntas vecinales, con los retos que presenta la administración electrónica y la incorporación de las nuevas tecnologías.

No así que sean los secretarios de los ayuntamientos los que asuman las secretarías de las Juntas Vecinales. Antón ha recordado que ambas administraciones, a pesar de estar condenadas a entenderse, tienen conflicto de intereses en cuanto a la prestación de servicios que impiden que el mismo funcionario atienda a las dos administraciones.

De ahí que vea en el Servicio de Asistencia a Municipios una posible solución. «Vendría perfecto que el SAM y el Consejo Comarcal ponga a disposición de las entidades locales secretarios habilitados para este tratamiento de igualdad entre las relaciones de las dos partes», remarcó Antón, que incidió en que el real decreto supone un «mazazo» para las entidades locales, poniendo en grave riesgo la obtención de las certificaciones para la PAC, pastos, leñas o contrataciones. «Esto urge una solución.

Planteamientos que ha recogido la Diputación que confía en obtener una respuesta inmediata del Gobierno sobre la petición de la moratoria ante la parálisis que sufren las Juntas Vecinales y los problemas que desde hoy se pueden encadenar, poniendo en jaque el primer escalón de la administración local en la provincia de León.

Dic 102013
 

La nueva Ley de Régimen Local conllevará a que las juntas vecinales pasen a ser entidades privadas, perdiendo todos sus bienes de dominio público

El Concejo General de León ha mostrado su preocupación por la nueva Ley de Régimen Local que será votada por el Senado y por el Congreso el próximo 16 y 19 de septiembre, y que conllevará a que las juntas vecinales dejen de ser administraciones públicas locales a entidades privadas.

 

El presidente del Concejo General de León (Federación Leonesa de Entidades Locales Menores) y Alcalde pedáneo de Columbrianos, Andrés Buelta, ha explicado que “el resultado de esta ley no consigue los fines propuestos”, y que “pase lo que pase estarán preparados y unidos para ganar los espacios ignorados por esta ley”.

Además, ha asegurado que en caso de ser necesario recurrirán a los organismos europeos pertinentes “buscando la justicia que aquí nos han negado”.

La personalidad jurídica

Por su parte, Carlos González-Antón, secretario del Concejo General, ha explicado que con esta nueva ley, “las juntas vecinales pierden la denominación de entidad local”, lo que supone que “no podrán ser titulares de bienes de dominio público, ni podrán tener en titularidad Montes públicos, y pasarán a ser entidades con personalidad jurídica”.

“Estamos peor de lo que estábamos”, ha asegurado González-Antón, que asegura que esta ley hará desaparecer a 1232 entidades locales menores en León, y que la situación es “fácilmente solucionable dejando las cosas como están”.

El secretario del Concejo General ha continuado explicando que “la ley no es clara, y crea problemas”, ya que según González-Antón, “no se dice que las juntas vecinales sigan siendo entidades locales, y por tanto atentan contra nuestro estatuto de autonomía”.

Por todo ello, exigen que a pesar de reconocer la personalidad jurídica de las juntas vecinales, deben seguir siendo entidades locales para no perder su patrimonio, y en caso de no ser entidades locales, que se aclare el tipo de cuentas que tienen que rendir, ya que dejarán de ser administraciones públicas.

Carlos González-Antón y Andrés Buelta durante la comparecencia del Concejo General de León.

Dic 082013
 

El latir de un pueblo

Manuel Fraga envió en los años 60 el aparato que inauguró en Carrizal de Luna el primer teleclub de la zona, que mantiene una intensa actividad
Elena F. Gordón       07/12/2013 Leonoticias.com
ICAL Tele-Club de la localidad leonesa de Carrizal de Luna. (Foto: Campillo)

ICAL Tele-Club de la localidad leonesa de Carrizal de Luna. (Foto: Campillo)
Bar, discoteca, restaurante, biblioteca, salón social… “Esto es todo y aquí se hace de todo”. Así resume Urcisino Díez  la esencia del teleclub, un espacio mucho más concurrido de lo que cabría imaginar en un pueblo con una treintena de habitantes censados. “Antes había más gente, igual hubo 50 y ahora somos 20 y pico. En verano, más, pero en noviembre se marchan y hasta abril no los ves”, afirma el ex pedáneo de Carrizal, ex concejal del municipio al que pertenece la localidad, Soto y Amío, y encargado de turno del local, por todos conocido como Sino. Nadie mejor que él para resumir la historia de este recinto cuya actividad y afluencia de público -llegado también de otros pueblos y otras comarcas- sorprende.El teleclub nació después de que una maestra de la localidad de Garaño sugiriese a los vecinos solicitar un televisor al entonces ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga. “Nos dio la dirección y le escribió un fraile que murió el año pasado, que estaba en Brasil y venía aquí de vacaciones, Laurentino Álvarez Díez. Era la época en la que se fundaron”, recuerda Sino. La carta surtió efecto y Carrizal de Luna estrenó en los años 60 el primer teleclub del entorno.

“No había ni una tele en las casas. Fue la primera del pueblo y de toda la zona. Nos contestó la carta diciendo que sí, que nos la concedían y tuvimos que ir a León a recogerla y la trajeron en el coche de línea”, relata como si hubiera ocurrido ayer mismo. El teleclub se abrió en el espacio que ocupaba la escuela ya cerrada del pueblo, de la que conserva algunos mapas y libros. “Los últimos que estudiaron en ella ya tienen hoy 65 o 66 años”, puntualiza.

Belén Martínez y Yolanda Otero preparan unas patatas con jabalí. (Foto: Campillo)

Una revolución en el pueblo

La llegada de la televisión supuso una lógica revolución. “El día que había toros venían aquí los de otros pueblos para ver las corridas. Los toros, el fútbol y la Semana Santa, lo que más”, subraya y matiza… “¡Cuidado, que las mujeres rezaban aquí y todo y nos reíamos a lo grande”. “Aquí justo era la vivienda de la maestra y estaba todo medio caído, teníamos una mesa y cuatro gaseosas y coca colas y era donde nos reuníamos y nos juntábamos”, explica. El teleclub funcionaba ya entonces por turnos, como ahora y cada 15 días un vecino se hace cargo de atender a la variada clientela del local. “La diferencia es que antes éramos muchos para hacernos cargo de esto y ahora sólo cinco. No hacemos cuentas ni nada… y los precios son de saldo, esto es nada más que cambiar el dinero pero como no tenemos más gasto que la luz…”.

Teleclub de la localidad leonesa de Carrizal de Luna. (Foto: Campillo)

Un ‘After Hour’ rural

Una estufa-bidón calienta una de las estancias, amueblada “de esa manera… el alcalde nos dio sillas que quitó él” y donde un día lució el aparato llegado de la capital de España hoy contemplan una gran pantalla de plasma de última generación. Un armario alberga numerosos libros, “algunos de la escuela y algunos que mandaban; hay gente que sí los lee y otros ni los miran”. El teleclub tiene horario nocturno. En verano abre sobre las 11 hasta la una y media aproximadamente, “y ahora en invierno, a las diez o diez y media y normalmente hasta las dos, como poco, no marchan de aquí. Echan unas partidas y el tiempo se va”.

De hecho, dos de los asiduos más veteranos, Perfecto Álvarez y Arsenio Fernández, reconocen que muchas noches, “nos dan aquí las tres y pico o las cuatro de la mañana”. A sus 81 y 78 años, respectivamente, disfrutan como los que más de la compañía y del ambiente. “Hay que mirar por los pueblos pequeños”, defienden mientras aseguran que el teleclub “todos son bienvenidos”. Los cuatro chavales del pueblo y los que llegan de fuera también allí un espacio de convivencia. “Los niños a diario no vienen porque tienen que madrugar pero los fines de semana sí”, dice Sino. Preguntado sobre que es lo que más le gusta del teleclub, responde Raúl, uno de los pequeños: “Concretamente, todo”.

Los vecinos de Carrizal , Arsenio Fernández y Perfecto Álvarez. (Foto: Campillo)

La caza, denominador común

Hoy toca cena y el teleclub está lleno. Una hembra de jabalí cazada hace unos días protagoniza el menú de patatas, carne guisada y tarta de queso que completan con vino, café, pastas y orujo y una copa. Por todo ello pagan un precio casi simbólico que sirve para cubrir gastos. Las cocineras y camareras son un grupo de mujeres que dedican toda la tarde a preparar los alimentos y que de forma voluntaria se encargan de atender a los comensales. Ellas cenan después, mientras el resto calienta motores con el primer ‘cubata’. Después, para quien quiera, hay baile y lo que cada uno aguante.

En torno a la mesa se juntan 40 y pico personas y han llegado a estar, comentan, hasta 60. La frecuente y tradicional presencia de cazadores de la zona propicia estos encuentros sociales y gastronómicos a los que acude gente que se desplaza unos cuantos kilómetros para encontrar en un apartado y pequeño pueblo una ‘marcha’ que para sí quisieran muchos bastante más grandes y poblados. La caza es la especialidad de la casa pero nadie desprecia una paella, un cordero o un pulpo en estas reuniones en las que se extiende a los llegados de fuera -habituales o casuales- el clima de convivencia que propicia el recinto.

“Todos nos entendemos y procuramos colaborar un poco”, señala una de las cocineras. “Los fines de semana hacemos cenas aquí y viene gente conocida de otros pueblos. Hay buen rollo. Vienen hasta de León y de todos los alrededores”, explica una de las comensales. “Es un ambiente muy familiar. Aquí puedes hacer lo que tú quieras. Yo llevo viniendo 17 años”, señala otra a la que le sigue una tercera: “Yo llevo 27 años viniendo. Ahora está mucho mejor. Me acuerdo que mi suegra me contaba cuando traían cada uno platos de casa y cubiertos y todo y no tenían agua”.

También tiene recuerdos vinculados al teleclub desde hace décadas el alcalde del municipio, Miguel  Ángel González Robla. “Ya iba de chaval y jugábamos a las siete y media. Allí la gente se entera de todo lo que pasa por la zona y lo comenta. Es como un pequeño parlamento con un ambiente muy distendido, donde todos se conocen, sean de donde sean”. El Ayuntamiento ha hecho distintas aportaciones de mobiliario y electrodomésticos. Estamos para atender a los vecinos”, señala mientras comparte mesa con el pedáneo de Carrizal, Eloy Álvarez, los habituales y algunos invitados. En el propio municipio hay otro teleclub y varios más en la provincia pero todos coinciden en que la afluencia, el ambiente y la actividad de este es superior a la habitual.

El espíritu de este teleclub lo concreta Sino: “Lo mejor es la unión y que nos vemos. Si no, nos tendríamos que saludar los que vamos a misa. Los jubilados andan por ahí, el resto a trabajar y todas las noches nos juntamos aquí. En pocos pueblos habrá tanta convivencia. Todo Dios se habla, con unos más que con otros, pero todos”, sentencia.

Uno de los vecinos se calienta en el brasero del teleclub. (Foto: Campillo)

Exterior del teleclub de la localidad de Carrizal de Luna. (Foto: Campillo)