Feb 082015
 

Cristobal-MontoroEl Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas ha abierto la mano y ha dado una última oportunidad durante el mes de enero a las entidades locales que no habían rendido cuentas para evitar su desaparición.

Esta flexibilización del plazo ha permitido que 39 pedanías presentasen sus cuentas ante los órganos fiscalizadores regionales y nacionales, lo que eleva la rendición hasta las 2.139 de las 2.224 existentes en la Comunidad, según los datos facilitados por el Consejo de Cuentas de Castilla y León.

De este modo, el porcentaje se eleva un punto y medio más en este último mes, del 94,4 por ciento que habían presentado las cuentas de 2013 a fecha 31 de diciembre hasta el 96,17 por ciento al cierre de enero.

Según informaron a este periódico fuentes oficiales del Ministerio de Hacienda y Administraciones públicas, a pesar de que la Ley de Racionalidad y Sostenibilidad de la Administración Local impulsada por Cristóbal Motoro marcaba como límite el 31 de enero, desde el Ministerio se han puesto en contacto con las 124 entidades sobre las que pendía el riesgo de desaparición para dar «una última oportunidad» a través de un requerimiento antes de poner en marcha los procesos de disolución.

Un último ‘empujón’. De este modo, de las 75 localidades pendientes de rendir cuentas de la provincia burgalesa, a lo largo del mes de enero lo han hecho 27, lo que reduce el número de las que podrían desaparecer e integrarse dentro de otro municipio a 48.

En el caso de Palencia, de las nueve sobre las que pendía la ‘espada de Damocles’ de la desaparición, a finales de enero el número se limitaba a cinco.

En Zamora, donde faltaban dos entidades locales por cumplir con la obligación, ya lo han hecho a lo largo del mes de enero; mientras que en Soria, de las once que tenían pendiente rendir cuentas, lo han hecho otras dos.

El resto, corresponden a la provincia de León, donde otras cuatro entidades locales menores se librarían de la desaparición administrativa tras rendir cuentas en el mes de enero, lo que reduce el número de 25 a 21.

Donde no se ha movido la cifra es en Salamanca, que de once que faltaban, y por lo tanto incurrirían en causa de disolución, a finales de enero la cifra se mantenía, según los datos facilitados por el Consejo de Cuentas de Castilla y León.

Las pedanías del resto de las provincias ya cumplieron con la obligación de rendir cuentas dentro del plazo previsto, el 31 de diciembre de 2014.

Escasa población. La mayoría de las entidades locales menores que no han cumplido, a excepción de Veguellina de Orbigo, están por debajo de los 300 habitantes. Alguna, con un solo habitante se ha resistido a perder el nombre. Es el caso de Presillas, presentó las cuentas en los órganos fiscalizadores el 5 de enero.

En el Consejo de Cuentas de Castilla y León no han tenido comunicación oficial del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas sobre la decisión de ampliar el plazo, si bien recuerdan que la herramienta para la rendición de la cuentas está continuamente activa.

Desde el ministerio que dirige Cristóbal Montoro no precisan el plazo exacto que dan a las entidades incumplidoras hasta el momento, aunque sí que indicaron que en próximas fechas se conocería el dato exacto.

Tras la entrada en vigor de la ley de Racionalidad y Sostenibilidad de la Administración Local, al inicio de 2014, tanto la Junta de Castilla y León, como el Consejo de Cuentas y las diputaciones provinciales -en especial las de Burgos, León y Palencia- pusieron en marcha medidas para ayudar a las pedanías a presentar sus cuentas y evitar su desaparición.

De este modo, y ante la presión de la nueva normativa, las entidades locales menores y las pedanías han acelerado su cumplimiento en la rendición de cuentas y el porcentaje ha pasado del 30 a más del 96 por ciento en solo cuatro años años.

Una vez que el Ministerio de Hacienda determine quién ha cumplido y quién no con la obligación de la rendición de cuentas, tiene que ser la Administración regional la que dé inicio a los procedimientos para la integración de las entidades incumplidoras dentro de los municipios a los que pertenecen.

PABLO ÁLVAREZ / Valladolid