Abr 152016
 
Bolos en Naredo de Fenar

Concurso de bolos en Naredo de Fenar, actividad ilegal según el ILC. ¡Habrá que jugar de forma clandestina a los bolos, pues las Juntas Vecinales no pueden organizar actividades culturales!

LA FEDERACIÓN LEONESA DE CONCEJOS RECHAZA QUE EL INSTITUTO LEONÉS DE CULTURA EXCLUYA A LAS JUNTAS VECINALES DE LAS SUBVENCIONES PARA ACTIVIDADES CULTURALES

Recurrirá la convocatoria en caso de que no modifique en una semana

 

En el BOP del 14 de abril de 2016 se ha publicado la Convocatoria de las subvenciones para actividades culturales de Ayuntamientos y Asociaciones para 2016, excluyendo por primera vez en la historia de estas subvenciones a las Juntas Vecinales de la provincia. Al parecer, desde la Intervención del ILC de la Diputación Provincial se afirma que las Juntas Vecinales de León no tienen competencias culturales.

La Federación Leonesa de concejos pedirá formalmente que se incluyan a las Juntas Vecinales como beneficiarias de estas subvenciones, pues la legislación de régimen local de Castilla y León prevé expresamente que puedan desarrollar las competencias culturales, al prestar servicios culturales desde sus orígenes, hace siglos. La interpretación que de la normativa local hace el ILC, además de ir en contra de la Ley 1/1998 de Régimen Local de Castilla y León, va en contra de la Jurisprudencia de nuestro TSJ y del propio sentido común; pues si atendemos a este criterio del ILC, las Juntas Vecinales no podrían organizar ni sus fiestas, ni romerías, conciertos, exposiciones, concursos de pintura o de cuentos; siendo todas esas actividades ilegales.

La Junta Directiva de la Federación quiere manifestar su más grave consternación por la poca sensibilidad del ILC y por la nula capacidad jurídica de los que asesoran al Instituto provincial, pues de existir alguna duda, que no la hay, tendrían que haber buscado las vías de permitir que las Juntas Vecinales puedan recibir subvenciones, al menos en igualdad de condiciones que las asociaciones privadas. Igualmente, podrían haber consultado su opinión a la Federación de Juntas Vecinales, que para eso está.

El Presidente de la Federación, Andrés Buelta, apela a buen criterio del Presidente de la Diputación y del Diputado del ILC para que modifique en el plazo de una semana la convocatoria, en otro caso, se recurrirá ante los Tribunales de Justicia. No es de recibo que la entidad que viene manteniendo la vida cultural en los pueblos de León desde siempre, que son las Juntas Vecinales, no puedan ser beneficiarias de las subvenciones culturales de la Diputación.

Desde la Asesoría Jurídica de la Federación se recuerda a los asesores o interventores del ILC que en virtud de la Disposición Transitoria segunda de la Ley 1/1998, las competencias que las Entidades Locales Menores de Castilla y León vengan desarrollando históricamente, aunque sean competencias municipales, se consideran delegadas en las Juntas Vecinales, aunque no haya convenio de delegación. Por ello, hay argumentos de sobra para considerar beneficiarias de las subvenciones culturales a las Juntas Vecinales que acrediten que viene prestando servicios culturales en su pueblo, que son todas.

Mientras tanto, la Federación va a tramitar las subvenciones de sus asociadas a los efectos de exigir a la Diputación que sus solicitudes sean consideradas en igualdad con Ayuntamientos y Asociaciones privadas.

Mar 162016
 

adrianalastrafederaciondeconcejosA. DOMINGO | REDACCIÓN DIARIO DE LEÓN

La Secretaria de Política Municipal de la Ejecutiva Federal del PSOE, Adriana Lastra Fernández, manifestó ayer 12 de marzo, ante la asamblea de la Federación de Concejos, Pedanías y Parroquias Rurales de España la intención de su partido de promover una reforma constitucional que ampare la existencia de las entidades locales menores, proporcionándoles, de esta manera, una garantía jurídica que impediría que reformas como la que llevó acabo el Gobierno del Partido Popular en la anterior legislatura pongan en jaque la existencia de este primer nivel de la Administración.

Según informó ayer el secretario general de la federación española, Carlos González-Antón, la asamblea, que se reunió en Oviedo, aplaudió esta iniciativa, que blindaría a las juntas vecinales de la legislación que pudieran desarrollar las comunidades autónomas, vista la reciente sentencia del Tribunal Constitucional, que pone en manos de éstas dotarlas de competencias.

González-Antón también destacó el anuncio de Lastra por el que «los grupos políticos promoverán en el la Comisión de Administración Local del Congreso la derogación de la reforma de la administración local del ministro Montoro», aspecto en el que se ha trabajado con Ciudadanos y otras fuerzas políticas. Además, se promoverá una nueva reforma de la Ley de Bases de Régimen Local y de la normativa sobre haciendas locales. El PSOE «llamará a la federación estatal a participar en el grupo de trabajo» para la reforma de ambos textos normativos, apuntó el secretario general. Ante la posibilidad de que se produzcan estos cambios legales, la federación creó ayer una gabinete técnico, con miembros de las federaciones catalana, vasca, asturiana y leonesa.

La financiación de las entidades locales menores fue otro de los aspectos que se abordaron en la jornada de la federación de concejos, que defiende que la s directrices fundamentales de ésta «deben contemplarse en la ley básica estatal». González-Antón defendió el carácter democrático de concejos, parroquias y juntas vecinales, por ser el único nivel de la administración local en el que «el presidente se designa por elección directa» y aseguró que la Unión Europea «tiende ahora a reforzarlas y fomentar su creación, por tratarse de entes más eficientes si se gestionan bien y se modernizan, al prestar servicios donde no llegan los ayuntamientos».

Puesta en práctica

La federación española de concejos ve con buenos ojos las propuestas del Partido Socialista «siempre que se lleven a la práctica». Los representantes de las juntas vecinales trabajarán «para que se contemplen todos los tipos de entidades locales menores, que, en muchos casos son anteriores a la creación de los municipios y cuyo nivel de competencias no tiene por qué entrar en conflicto con el de los ayuntamientos». Se trata de «confeccionar una traje amplio», que ampare «desde los pequeños concejos del Pirineo o León a otros de carácter más urbano». Esta regulación «es compatible con otras ordenaciones del territorio, como las fusiones de municipios».

Feb 192016
 

Andrés Buelta Bierzo 7Andrés Buelta, presidente de la Federación Leonesa de Entidades Locales Menores: “Si pedimos ser administración, tenemos que trabajar como tal”

Las juntas vecinales vivieron durante meses con una soga al cuello, la que les ponía el proyecto de Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local hasta amenazar su propia supervivencia. Salvado ese escollo, las entidades locales menores buscan ganar autonomía y asegurarse fuentes de financiación para consolidar su desarrollo. Lo primero es ganarse la confianza a fuerza de redoblar la seriedad. “Si pedimos ser administración, tenemos que trabajar como tal”, advierte el presidente de la Federación Leonesa de Entidades Locales Menores, el pedáneo de Columbrianos, Andrés Buelta, después de que muchas de ellas hayan relajado el grado de control de las cuentas tras superar el ultimátum lanzado por el Ejecutivo central.
“Ahora ha llegado el momento de entrar en contacto con las administraciones y procurar el desarrollo de la Ley (de Racionalización, más conocida como Ley Montoro)”, dice Buelta. Durante la tramitación de esta normativa, el Gobierno de la nación amenazó con la supresión de las juntas vecinales que no presentaran sus cuentas. “Era una amenaza seria. Sí o sí se las querían cargar; después ya la excusa eran las cuentas”, añade sin dejar de echar en falta una mayor implicación de los partidos políticos tras recordar que incluso la entonces presidenta de la Diputación de León y del Partido Popular en la provincia, Isabel Carrasco, llegó a sugerir en el año 2013 la idea de cobrar una tasa por asesorar a las juntas vecinales.
Las administraciones sí hicieron piña después para salvar de la quema a las entidades menores. Y Buelta detecta ahora un viento favorable procedente de la Junta de Castilla y León y la Diputación. Las juntas vecinales también encontraron eco en el momento de mayor dificultad en el Consejo Comarcal del Bierzo, que desarrolla las competencias del SAM (Servicio de Asistencia a Municipios), una herramienta básica para sacar del atolladero a administraciones públicas que no cuentan con asesoramiento jurídico propio. “Aquí funciona muy bien; ya quisieran en León que funcionara así. Aquí, como mucho, tendrían que meter otra persona de ayuda”, señala sin obviar que la inmensa mayoría de las pedanías apenas presentan problemas legales.
La sintonía con otras administraciones contrasta en ocasiones con las posiciones de los ayuntamientos, contra los que muchas veces se choca por “intereses contrapuestos”. “Y las grandes perdedoras son las juntas vecinales periféricas a las grandes ciudades, que pagan impuestos muy grandes y reciben muy pocos servicios”, apunta en su condición añadida de pedáneo de Columbrianos, cargo desde el que lleva años reclamando soluciones para las bolsas de suelo pendiente de desarrollo urbanístico, “terrenos rústicos que están pagando por urbanos”. Buelta, elegido el pasado mes de mayo por Coalición por El Bierzo, pone otros ejemplos como los gastos del Ayuntamiento de Ponferrada en el mantenimiento de plantas decorativas en el centro de la ciudad, “mucho mayores de lo que se invierte en Columbrianos, donde hay caminos abandonados”.

Tranquilidad ante la incertidumbre política

La unión hace la fuerza. Y la constitución de la Federación Leonesa de Entidades Locales Menores (sumada a la Federación Estatal de Entidades Locales Menores y Parroquias) ha dotado de peso a un movimiento menos comprensible en los despachos de la Administración General del Estado. Sólo la provincia de León acumula 1.232 juntas vecinales, cerca de la mitad de las más de 3.000 dispersas por el territorio nacional. Los representantes de estos colectivos lograron incluso en marzo del año pasado un principio de compromiso de la Secretaría de Estado de Administraciones Públicas para establecer una vía de financiación estatal de las entidades locales tutelada por los ayuntamientos. El proceso electoral abortó esa posibilidad. Ante la actual incertidumbre política derivada de los resultados de las generales del 20 de diciembre, las juntas vecinales se muestran tranquilas. De capitanear el PSOE un futuro Gobierno de la nación, las perspectivas son halagüeñas, según les ha trasladado el presidente de la Femp (Federación Española de Municipios y Provincias), el alcalde socialista de Vigo, Abel Caballero.
A la Junta de Castilla y León le instan a mirarse en el espejo de otras comunidades autónomas como Asturias, que además de consignar una partida genérica de 49.000 euros para el funcionamiento de la Federación Asturiana de Parroquias, concede a cada una de ellas una cantidad fija anual, amén de establecer convenios puntuales. La Diputación ha reservado en su proyecto de Presupuestos 6.000 euros para la Federación Leonesa de Entidades Locales Menores, al tiempo que ha dotado con cerca de dos millones de euros al Plan de Obras de las Juntas Vecinales, que en la comarca gestiona el Consejo del Bierzo. “Hay propuestas para dejar a un lado ese plan de pequeñas obras, igual es más solidario o más democrático llevar el dinero directamente a cada una de las juntas vecinales”, expone Buelta antes de reconocer que el actual sistema se presta al clientelismo político sin olvidar tampoco que compromete la viabilidad económica de algunas pedanías, obligadas a poner un 10% del coste de los trabajos.
Y es que, sin líneas financieras claras, los recursos de las juntas vecinales son cada vez más contados. El cierre de explotaciones mineras, la paralización de parques eólicos y la descomposición del tejido industrial han producido una significativa merma de los fondos derivados de la concesión de licencias de actividad, lo que en la práctica reduce los ingresos a la gestión de los montes y los cotos de caza, por lo que se acaban supeditando al número de hectáreas o a la tradición cinegética de cada zona.
Aparte de permanecer alerta ante el desarrollo de la Ley Montoro, la representación de las entidades locales menores también está a la expectativa en el actual proceso de elaboración de la Ley de Ordenación, Servicios y Territorio de Castilla y León. “Prácticamente nos omite. Y eso es un error de base porque deberían contar con nosotros”, censura Buelta, quien también dirige sus quejas al Consejo del Bierzo, que hasta la fecha ha enfocado su postura hacia la consideración de la comarca como una mancomunidad de interés general: “El Consejo no ha tenido una reunión con las juntas vecinales. Y somos propietarias casi del 90% de los terrenos comunales del Bierzo”.
Volcada durante meses en asegurar la continuidad de las juntas vecinales, la Federación Leonesa de Entidades Locales Menores asiste ahora al proceso inverso en el caso de territorios que pretenden instituirse como pedanías como Los Barrios (Villar, Salas y Lombillo), Valdecañada o Bárcena del Bierzo, las tres pertenecientes al Ayuntamiento de Ponferrada. Claro que estos ejemplos no ocultan otra realidad, la de las entidades que están desapareciendo como tales por falta de población y de candidatos en los procesos electorales.
El éxodo rural y el envejecimiento de la población son dos losas que ponen interrogantes al futuro de los pueblos. Las administraciones tratan de poner freno a esta tendencia a través de iniciativas como el Banco de Tierras, impulsado por el Consejo Comarcal. “No es que falten ideas, pero creo que, antes de sacarlas al mercado, se deberían debatir”, opina el presidente de la Federación Leonesa, quien apuesta por el desarrollo de la industria agropecuaria, pero admite a renglón seguido que “no va a traer muchos puestos de trabajo”. La sangría demográfica obligará a redimensionar baremos de recaudación y prestación de servicios, augura Buelta. “Y la voz”, concluye, “de las entidades locales menores en los ayuntamientos debe sonar porque a veces vemos el mundo de otra manera”.

Una mesa con todos los agentes implicados

La Federación Leonesa de Entidades Locales Menores quiere reunir a todas las partes en un mismo tablero. Y lo conseguirá el próximo jueves 25 de febrero con una jornada en la Casa de la Cultura de Ponferrada a la que asistirá el director de Ordenación del Territorio y Administración Local de la Junta de Castilla y León, Luis Miguel González Gago, así como representantes de la Diputación de León, del Consejo Comarcal, del Ayuntamiento de la capital del Bierzo y de la Federación Estatal de Entidades Locales Menores. El foro se abrirá a las 11,30 horas.
Andrés Buelta hará una exposición de la situación actual. Y espera que el acto sirva de espaldarazo para la Federación Leonesa, a la que el pasado año apenas se habían adherido quince de las 287 juntas vecinales de la comarca. “Ya me han llamado unas cien para federarse”, confirma. La siguiente cita será una reunión de la Federación Estatal convocada para el 12 de marzo en el Auditorio de Oviedo. Y el movimiento no descarta en un futuro traspasar fronteras y buscar la creación de una organización europea.
Entre tanto, la jornada de Ponferrada permitirá constatar la superpoblación de administraciones públicas en España. Reconociendo ese “exceso”, la Federación Leonesa prefiere no entrar en ese debate. “Nos toca trabajar con lo que hay”, puntualiza Buelta, también implicado en la constitución de una mesa de trabajo de entidades locales que ha nacido en el ámbito del municipio de Ponferrada pero que pretende adoptar carácter comarcal. Y es que, en el mapa de las entidades menores, subsisten muchas diferencias entre las juntas vecinales pertenecientes a ayuntamientos de más o de menos de 20.000 habitantes.

Ene 052016
 

Federación Leonesa de Entidades Locales MenoresEl secretario de la Federación Leonesa de Entidades Locales Menores, Carlos González-Antón, señaló ayer que el descenso en la rendición de cuentas que se registraba a 20 de diciembre en las juntas vecinales de León es consecuencia lógica de la desaparición de la amenaza de suprimir pedanías e insistió en la necesidad de dotar a estas entidades de los instrumentos necesarios para que cumplan con sus obligaciones legales. «Nos encontramos con el problema de siempre: la falta de asistencia a las juntas vecinales», señaló para incidir que no sólo se trata de presentar una documentación, sino de que ésta se ajuste a la legalidad.

«No existe un sistema de control y seguimiento que asegure una calidad mínima en la gestión de las juntas vecinales, que, de esta forma, quedan a la suerte de que quien acceda a la presidencia sea una persona responsable». González-Antón subrayó la exigencia de la federación leonesa para que se desarrolle un reglamento sobre la gestión en las pedanías, que clarifique su regulación y sus competencias. La organización entiende que la ordenación del territorio presentada por la Junta fracasará «porque no define las competencias de la entidades locales menores e impone un cambio de arriba abajo. En León, Palencia y Burgos es fundamental una buena gestión de las juntas vecinales, porque son las que poseen el territorio». Cuanto más claro sea su funcionamiento mejor se aprovecharán los recursos del territorio, repercutiendo de manera positiva en problemas como la despoblación. Gestión de montes, asignación de pastos, ayudas de la PAC, gestión de cotos de caza y ventas de madera dependen de las juntas vecinales, señaló.

Ene 052016
 
 LA FIESTA DEL CAPILOTE. LOS PENDONES DE LA COMARCA REUNIDOS ALREDEDOR DEL CAMPANIL DE CONCEJO REHABILITADO EN LA PLAZA DE RIAÑO

LA FIESTA DEL CAPILOTE. LOS PENDONES DE LA COMARCA REUNIDOS ALREDEDOR DEL CAMPANIL DE CONCEJO REHABILITADO EN LA PLAZA DE RIAÑO

A. DOMINGO | REDACCIÓN 04/01/2016

La amenaza de incurrir en causa de disolución que supuso la entrada en vigor de la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, que obligaba a la entidades locales menores a rendir las cuentas del ejercicio de 2013 antes del 31 de diciembre de 2014, disparó el nivel de cumplimiento de este requisito hasta niveles nunca vistos antes, hasta el punto de que sólo 25 juntas vecinales —menos que ayuntamientos, lo que sucedía por primera vez— no cumplió con la exigencia.

Sin embargo, la reforma del ministro Montoro sólo apretaba en su primer año, de manera que, si bien el índice de rendición aún es alto, hasta el 20 de diciembre —últimos datos actualizados en la web del Consejo de Cuentas de Castilla y León— eran 884 las entidades cumplidoras frente a las 1.207 del año anterior —la cifra se incrementaría en 2015 hasta las 1.221 cuentas presentadas para su fiscalización—. Es decir, que el cese de la amenaza de disolución ha rebajado del 98 al 71,8% la ratio de rendición en un año.

El bajón es similar en el conjunto de la Comunidad autónoma, que, sin embargo, en términos relativos, presenta una mayor nivel que la provincia leonesa, con un 72,9% de cuentas presentadas frente al 71,8% de León, provincia que presenta el mayor censo de juntas vecinales.

El gabinete de prensa del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas confirmó a este periódico que fue la necesidad de iniciar el proceso de disolución de algunas entidades locales menores la que obligó a poner una fecha tope a la rendición del ejercicio del 2013. Sin embargo, este año no se ha producido comunicación ministerial alguna a las entidades de ámbito inferior al municipal con respecto a la rendición de cuentas, ciñéndose ésta al plazo habitual —el 31 de octubre— y sin la amenaza de incurrir en causa de disolución por el sólo hecho de no cumplir el requisito —la normativa mantiene que se podrán disolver aquellas entidades locales menores que no atiendan sus obligaciones—.

El descenso experimentado en la rendición de cuentas de 2014 —ejercicio que se presenta hasta el 31 de octubre de 2015— puede convertir la reforma local de Cristóbal Montoro en un pronunciado diente de sierra en la gráfica de rendición. De momento, la curva ya presenta una fuerte ascensión, al pasarse de 49 cuentas rendidas en 2007 a las 1.221 de 2013. Ahora se inicia una bajada de 26 puntos porcentuales que, si se mantiene en años sucesivos, se convertirá en una vertiginosa pendiente, tipo montaña rusa.

La reforma local y la posibilidad de que se disolvieran las juntas vecinales que no cumplieran con la dación de cuentas trajo efectos positivos para el ejercicio del 2013 y también para los anteriores. Los datos de León son claros: en 2010 se presentó la contabilidad del 24,4% de las pedanías (301), ratio que se elevó al 35,8% (442) en el ejercicio siguiente y al 64,6% (797 juntas vecinales) en el de 2012.

Hay que recordar el esfuerzo de la Diputación de León, el Consejo de Cuentas de Castilla y León y de la Federación Leonesa de Entidades Locales Menores por conseguir el mayor nivel de rendición de cuentas a lo largo de 2014.