May 122016
 

Los municipios de la Variante de Pajares dan rueda de prensa con desperfectos /A. G. PUENTE | LEÓN

Una auténtica ofensiva para frenar «el mayor atentado ambiental en la Cordillera Cantábrica». Los afectados leoneses por el trasvase de sus cauces de agua, fuentes y acuíferos subterráneos al Principado debido a las obras túnel de la Variante de Pajares lanzaron ayer una batería de acciones en diversos frentes para frenar «el atentado» medioambiental que afecta a 23 pedanías de los municipios de Villamanín y La Pola de Gordón. Perjudica su medio de vida con daños en la ganadería, el desarrollo turístico y el propio abastecimiento de agua a sus vecinos.

Desde la Comisión Europea y las confederaciones hidrográficas del Duero y del Cantábrico hasta la Unesco, las quejas y denuncias de este colectivo llevarán su eco ante estas instancias para exigir medidas correctoras y compensatorias que garanticen medioambientalmente las actuaciones que deben realizarse para paliar el trasvase de agua permanente a Asturias. Así lo anunció ayer el abogado Carlos González-Antón, también secretario general de la Federación Leonesa de Entidades Locales Menores.

«Cuantitativamente hay miles de hectáreas afectadas en zonas de un valor ambiental altísimo. Son daños por actuaciones ilegales que no tenemos el deber de soportarlos, y todo por no ser adoptadas medidas correctoras impuestas por la ley», explicó el letrado.

Remarcó, además, que en caso de periodos de sequía prolongada, con el trasvase constante de masas de agua, «el corazón de la Cordillera Cantábrica quedaría absolutamente seco». Llamó la atención también sobre el hecho de que «las actuaciones ilegales realizadas para paliar estos trasvases se hicieron para beneficiar los túneles, no pensando en la población».

La denuncia en la Comisión Europea constata tres directivas infringidas: la de Hábitat, Evaluación Ambiental y la del Marco del Agua. «Supone una violación del derecho comunitario en una zona Red Natura 2000». La UE iniciará un procedimiento de infracción del derecho comunitario y reclamará a España explicaciones por el incumplimiento de estas normas. En caso de no resolución, el asunto del trasvase puede acabar en el Tribunal de Justicia de Luxemburgo con una multa millonaria.

La primera vía de actuación contra las confederaciones del Duero y el Cantábrico será administrativa, si no hay resultado acudirán a la penal. «Se han cargado el río y los acuíferos y no ha habido por su parte ni un solo expediente sancionador en un tema absolutamente grave», enfatizó el letrado.

Y remitirán también un escrito a la Unesco, al encontrarse el territorio afectado en la reserva del Alto Bernesga avalada con el sello de esta organización.

La denuncia que llega a la Comisión Europea está interpuesta por las juntas vecinales de Casares de Arbas, Ventosilla, San Martín de la Tercia, Pobladura de la Tercia, Viadandos de Arbas, Cubillas de Arbas, la Asociación de Vecinos de Campomanes (Asturias), la Asociación Cultural Ecologista y Recreativa de la Tercia y Arbas, Lacerta, y la Federación Leonesa de Entidades Locales Menores.