May 292013
 

El Bierzo es en estos momentos la zona de la provincia en donde más apatía está existiendo por parte de los presidentes de las juntas vecinales para plantar cara a la nueva reforma legislativa que, según la Federación Leonesa de Entidades Locales Menores, supondrá una merma en el poder de gestión y las convertirá en meras asociaciones si en breve plazo no presentan sus cuentas. El presidente de dicha federación, Marcos Cubelos, aseguró ayer que ahora mismo el 80% de las 286 juntas vecinales del Bierzo no están al día con sus obligaciones contables y apenas el 8% lo hizo el año pasado.

Cubelos, que es pedáneo de Magaz de Abajo por Independientes-PB, compareció ayer ante los medios de comunicación acompañado por el presidente de la Junta Vecinal de Columbrianos, Andrés Vuelta (PP), y por la de Villabuena-San Clemente, Silvia Ríos (PSOE), y los tres hicieron un llamamiento a sus homólogos de la comarca para que acudan el próximo sábado en Columbrianos (16.00 horas) a una especie de cumbre de pedanías con el fin de integrarlas en la federación y así, unidos, poder hacer más fuerza para no perder poder de gestión y decisión.

El objetivo es crear un movimiento fuerte que despeje los temores existentes sobre la pérdida de entidad jurídica de las juntas vecinales, que incluso les impediría acceder a documentación. «Se baraja la pérdida de la entidad jurídica de las mismas y esto haría que, si bien podríamos mantener el nombre, no tendríamos ningún tipo de movilidad, nuestra existencia estaría totalmente cortada porque no tendríamos muchos derechos, como acceso de determinados contratos, a realizar labores que hoy en día sí hacemos; Con lo cual, creemos que aunque no sea una supresión barajada en un principio, sí conllevaría que las juntas vecinales fueran desapareciendo poco a poco», expresa Cubelos.

En la provincia de León existen 1.232 pedanías y en la zona del Bierzo poco más de una treintena se han integrado en la Federación de Entidades Locales Menores. Frente a los números de la comarca, en el resto de la provincial hay más de 150 juntas vecinales integradas y más concienciadas con la situación que se avecina. «Hay que combatir esa pasividad», expresó el presidente de la Federación.

Indican desde la Federación Leonesa de Entidades Menores que es importante que las juntas vecinales se integren para crear un grupo fuerte, dado que serán muchas más las ventajas de las que podrán beneficiarse. Hasta ahora la mayoría de los pedáneos están asesorados, según el presidente de la Federación, por sus respectivos partidos políticos. «Los del PP les dicen que no va a pasar nada y los del PSOE les aseguran que ellos lo solucionarán cuando gobiernen ahora que están en la oposición», resalta Marcos Cubelos, quien indica que estar más asociados permitirá un mejor asesoramiento y mejoras en las orientaciones que podrán tener los pedáneos por ejemplo a la hora de llevar adelante explotaciones que supongan ingresos para los pueblos. «Es un momento histórico y por eso invitamos a los pedáneos del Bierzo a la reunión del sábado en Columbrianos, porque es muy importante dado que nos pueden quitar la capacidad jurídica y entonces poco nos quedaría ya», advierte Cubelos. Para integrarse en la federación hace falta un acuerdo plenario y pagar una cuota anual de 50 euros.

 

May 092013
 

Federación Leonesa de Entidades Locales MenoresEl pasado 1 de Marzo de 2013 se publicaba en el Boletín Oficial de la Provincia de León la convocatoria y Bases reguladoras para la concesión de subvenciones a Juntas Vecinales para el año 2013, teniendo por objeto, según la citada información pública, coadyuvar con las Juntas Vecinales en la financiación de pequeñas obras de competencia local, especificándose que esta ayuda seguiría el procedimiento para su concesión en régimen de concurrencia competitiva.

 A la vista de la información publicada ayer por el Diario de León en la que se reconoce abiertamente que el reparto de dichas subvenciones se va a llevar a cabo de forma pactada entre los tres partidos políticos con representación en la Diputación de León, en función del número de representantes del Partido Popular, Partido Socialista y Unión del Pueblo Leonés (60%, 30% y 10%), desde la Federación Leonesa de Entidades Locales Menores se entiende que, con independencia del frontal abandono del procedimiento de concurrencia competitiva al que se ha de ajustar esta selección, este reparto absolutamente arbitrario pone de manifiesto una patente falta de respeto por los principios que deben regir el funcionamiento de las Administraciones públicas, lo que resulta más grave aún al afectar a los Entes Locales Menores, que es el nivel administrativo que con más frecuencia está presidido por personas independientes, sin una adscripción política determinada, tratándose precisamente de una de las principales señas de identidad de estas Administraciones públicas, que pueden funcionar, además, en régimen de concejo abierto, es decir, sin intervención de partido político alguno.

Estamos ante una manifestación más de la poca sensibilidad que hay con las Juntas Vecinales, pues esta caprichosa concesión de ayudas (habitual, por otro lado) no obedece a unos criterios objetivos, pero tampoco de representatividad real de las Juntas Vecinales de la Provincia de León; pues, además de arbitrario, es absolutamente discriminatorio al dejar fuera todas las Juntas Vecinales no adscritas a uno de estos partidos políticos.

La Federación Leonesa de ELM rechaza por ilegal y clientelar esta forma de repartir subvenciones, manifestación de una forma de hacer política que debería haberse abandonado hace tiempo.

La Federación se personará en el procedimiento de concesión de las subvenciones, al efecto de comprobar y exigir la legalidad de las decisiones adoptadas.

Por otro lado, la Diputación de León no debería justificarse en la incertidumbre del futuro de las Juntas Vecinales para limitar el apoyo a las mismas, al contrario, es el momento en el que debería ser más proactiva con estas Administraciones locales. Teniendo en cuenta, además que dicha incertidumbre precisamente es responsabilidad de los partidos políticos que tienen en su mano algunas de las herramientas necesarias para garantizar la pervivencia de estas seculares modalidades de gobierno.